viernes, agosto 15

Pensaba en la Roà*

y me veía en pedo mal,
rodeada de amigos y conocidos tambien borrachos,
dando -ellos y yo- lamentables espectáculos,
sufriendo por un baño,
y volviendo a mi casa caminando, sola, borracha y meándome,
y decidí quedarme durmiendo en mi casa.

Llamenmé infame, antielchina o vieja chota, pero esta mañana cuando me desperté fresca como una lechuga y me fui tempranito (lease 11) para la playa, confirmé que mi decisión había sido de lo mas acertada.


Post relacionado: Roà 2005

6 comentarios:

torsimany dijo...

Lo bueno que tiene levantarse a las 5:15 de la madrugada para ir a trabajar es que uno no tiene que inventarse excusas para no salir esa noche.

Ruth dijo...

Jaajjjaaa. Justo Jose y yo comentamos lo mismo. El no salir esa noche implica que al día siguiente la ciudad es tuya.

Negra Murguera dijo...

Torsimany: menos mal que no te sugieren que sigas de largo...

Ruth: la city si, pero la playa estaba hasta las bolas!!!!!

torsimany dijo...

No lo soportaría, aunque mis compañeras de trabajo lo hacen constantemente y parece que su rendimiento borrachas es el mismo que cuando están sobrias (nulo).

El Mostro dijo...

En una época (lejana), de la juerga iba derecho al yugo. Ahora no podría hacerlo, ni mamado.

Besotes.

Negra Murguera dijo...

Torsimany: eso es lo bueno de ser completamente inepto. Es imposible empeorar.

Elmostro: yo tambien tuve una época que me iba directo a trabajar.
Menos mal, es como que viví por adelantado lo que ahora no hago...