martes, septiembre 12

Que felicidaT!!!!


Por fin reabrieron al tránsito la Avenida de la Libertad, y el regreso del trabajo a casa vuelve a ser un escueto viaje de apenas 5 minutos.

Está claro que no entiendo nada de ingeniería, ni de infraestructuras, ni de obras, porque no logro comprender qué diablos hicieron en estos casi 2 meses, cuando veo que apenas agrandaron eso que antes no se como se llamaba y ahora es una rotonda.

3 comentarios:

Josmachine dijo...

Cuando se trata de obras, al ciudadano que le den. Por donde yo vivo están ensanchando las aceras. A parte de lo molesto que resulta el ruido, está todo sucio, no se puede pasar por según que sitios, las papeleras han desaparecido y los aparcamientos también. Además, aunque en las señales ponga que la obra es hasta el 30 de agosto, el 31 ponen un cartelito nuevo en el que es hasta el 30 de septiembre. Me parece bien que las obras se hagan para que todo sea más accesible y la calle esté mejor pero, por favor, durante el proceso ¿es necesario montar el pitote que se monta?
Quizá me quejo por nada.

Ruth dijo...

Lo de antes se llamaba rotondo, y lo de ahora se llama rotonda nueva.

Me dijeron que los presupuestos municipales hay que gastarlos porque, de lo contrario, el sobrante se resta del presupuesto del año siguiente, menguando así la partida presupuestaria en cuestión.

Pues a urbanismo debe sobrarle la pasta, porque no hacen más que obras absurdas.

ulalumen dijo...

las obras, aunque absurdas, tienen una justificación teórica, la nueva rotonda elimina los semaforos y evita la creación de colas de coches y favorece la fluidez de la circulación, por otro lado no creas que arquitectos y aparejadores tienen muchos más conocimientos de urbanismo que tu