viernes, julio 11

Desde que me mudé a este depto/piso viví una lucha constante con el calefón/calentador. Hace cosa de un mes -y mientras espero que aparezca la empresa de delivery de novios- mi cuñada se encargó de desarmarlo, limpiarlo y arreglarlo. Pero en cuanto el viento lo apagó volvieron los problemas, asi que no me quedó otra que llamar a la dueña para ver que hacíamos con el aparatejo que funciona comolorto.

Hoy vino el plomero/fontanero* y como no podía ser de otra manera, el puto calentador funcionó a la perfección y se quedó encendido sin problemas, las 41 veces que hizo la prueba. POR QUEEEEEEEE???!!!

Este extraño fenómeno tambien lo viví del otro lado, con mucha gente que traía el móvil a reparar y al cruzar la puerta de la tienda se arreglaba magicamente.

* El plomero me miró las tetas mal1

1 Mal= mucho.
Por ej: La boca de Yuli me gusta maaal!
o Estaba lleno de turcos, pero mal (dixit mi cuñada en el entierro de un turco)
Según la intensidad que se le quiera dar a la palabra, se alargará en proporción la duración de la A.

3 comentarios:

Anís dijo...

Y que tal estaba en fontanero? Si le hubieras dado aunque sea justificaba la visita!

A mi hoy una compañerA de laburo también me miro las tetas maaal!

Ruth dijo...

Jajjajjaaa. con el mito que hay en este país con fontaneros y otras profesiones de ese corte, que el tipo te mirase las tetas indica que perdiste una oportunidad de acabar con la sequía.

Negra Murguera dijo...

Anis: por empezar olía mal, y superaba con creces la edad de los de mi tipo, aunque me parece que tiene que haber sido lindo hace unos años.

Ruth: Todavía mi sequía no es tan grave. Mientras siga viajando a Argentina, evitaré llegar a estos casos extremos...