viernes, septiembre 3

Pensá en naranja

CASO 1
Le mandé una carta a alguien.
Al volver del correo, leí algo que me hizo sentir la mujer mas boluda y triste del mundo y me arrepentí con tanta fuerza, que la carta nunca llegó a su destino.

CASO 2
Durante varios días seguidos, estuve pensando en alguien que conozco desde hace mucho tiempo, pero que habíamos perdido contacto, y tanto pensé que me agregó en el msn.

Esto me hace replantear mis pensamientos.
Voy a pensar en cosas importantes, y con mucha fuerza, a ver si puedo generar algo bueno en mi vida.
Voy a entrenarme. Voy a practicar.
Y voy a empezar a hacer fuerza por algo, que si me llega a salir bien...
Podría significar no solo un cambio en mi vida, sino en mi vocación.
El look ya lo tengo.
.
(Cambio la botella de CocaCola por algo mas esotérico y me pongo a laburar de mentalista.)