lunes, julio 25

Mendigos


Vivir en Baires y ver a tanta gente al día pidiendo -mujeres, niños, chiquitas con bebes, viejos, etc, etc-, termina por endurecer a una de tal manera, que eran muy pocas las veces que alguien me conmovía y conseguía algo de mi.

El otro día en Alicante a un tipo le di guita y una botella de agua fría. No me conmovió por su aspecto, ni por el calor que hacía, ni por el perro que lo acompañaba.

Decidí ayudarlo porque me pareció genial que tuviera tal sentido del humor como para reirse de él mismo y de su situación.

Yo quiero ser como él.

click para agrandar

1 comentario:

Anís dijo...

Ahhhhh, a mi me mandaron una vez una foto de uno que decía (en inglés):

"Necesito dinero para putas y drogas. Por lo menos soy honesto"