martes, diciembre 6

Mi nueva frase de cabecera


El día de la clausura de la X Mostra de Teatre Dama D'Elx, me di el lujazo (gracias a JL) de ver Star Trip de los Yllana.

Fue impresionante! Me reí muchísimo, me sorprendieron los recursos que usan y me pareció genial que puedan mantener entretenido a un teatro entero sin decir una palabra en toda la obra. UNOS CAPOS!

A continuación fui a la fiesta de La Plataforma (tambien gentileza de JL) y cuando aparecieron algunos de los Yllana me quise morir.
Eran unos cachivaches! El patetismo en su máxima expresión.

Y asi fue como en cuestión de horas, pasé de la admiración total a la vergüenza ajena.

Cuando estando en Baires, en una de mis clásicas espiadas al diario del que viene sentado al lado mio leí No conviene conocer a nadie a quien uno admira me sentí totalmente identificada con las palabras de Julio Llinás.

3 comentarios:

detector dijo...

Para más ejemplos, remóntese al desagradable momento en que lo conocimos al esquivo Gordo Casero en la lejana y patagónica ciudad de P Madryn.

Anís dijo...

Yo también estoy de acuerdo con Julio Llinás.

El Marpla dijo...

es verdad, se pierde la magia, pero a veces, se incrementa. Depende de la persona y de como la conozcas