jueves, diciembre 21

Llegué a España a principios de diciembre y una de las primeras salidas que hicimos fue a pasear por el centro de Murcia.

Hubo 2 cosas que me llamaron muchísimo la atención:
. Una calle peatonal alfombrada de rojo y con unos pinos navideños refashiones todos iguales en las puertas de cada local/tienda. La gente que andaba por la calle estaba muy bien vestida y peinada y llena de bolsas de compras, un ambiente que me resultaba nuevo y me hacía sentir adentro de una película.
. La cola que había en una agencia de Lotería.

Ahí me explicaron que aqui se juega MUCHIIIIIIIIIIIIIISIMO, que la gente varios números, y despues en algún noticiero vi que del dinero que se gasta en estas fechas, la mayor proporción se destina a jugar (mas que la que se destina a comprar comida o regalos) Incluso al año siguiente me di cuenta que la lotería del Gordo de Navidad se empieza a vender en verano! (o sea Julio/Agosto)

Todos estos años me mantuve ajena a la tradición de jugar, hasta este año que sin preguntarme nada me hicieron participar del bote de distintos números de arman en mi trabajo. Y me miraron con los ojos desorbitados cuando conté muy fresca que yo jamás había jugado.
Y esta mañana, a pesar de haberles dicho que para mi es tirar la plata/dinero, me comieron la cabeza para que tambien compre nosequeotronúmero que tienen todos mis compañeros.

Mañana veremos si lo de la suerte de principiantes y lo de la relación inversa entre suerte en el amor y el juego se cumple.

2 comentarios:

Josmachine dijo...

Yo tampoco suelo jugar a no ser que sea por lo mismo que tú. Sería una putada no participar en el décimo del trabajo y que les tocase a todos menos a uno. En fin.

Mucha suerte, Negra.
:)

El Marpla dijo...

yo tampoco puedo creer como gastan en juego, encima todos embobados el viernes a la mañana a ver que numero salia. Que desperdicio de guita que podria servir para... salir de joda