jueves, abril 23

Deliciosas criaturas perfumadas...

En la inauguración de Boquitas Pintadas -el primer ¿y único? pop hotel de Argentina- me contaron que los dueños son una pareja que se cruzaron en algún aeropuerto del mundo -no recuerdo cual- cuando ambos llevaban en la mano el libro Boquitas Pintadas.
Esta coincidencia hizo que entablaran una conversación que acabó con final feliz.

No se si será real o no la historia, pero me pareció genial.
Y ademas sé positivamente que yo también me enamoraría -en el acto- de un tipo que tuviera encima este libro.

Si queres leerlo (no para enamorarme a mi, sino para amar a Manuel Puig) lo podes bajar de aca o comprar aca

Post relacionados:
Lo amo tanto
La magia de internet II
Maldición eterna a quien lea este post

2 comentarios:

David I dijo...

Pues del Manuel Puig no sé, pero a los que he visto en la página del Bukowski sí que les voy a echar un ojo.

Como decían por otro post, vivan las cosas (buenas) gratis.

Don Juan dijo...

existe todavía Boquitas Pintadas? Yo iba al bar del hotel allá por el año 2000, creo que uno de los dueños era holandés, no me acuerdo. Me había oldidado casi por completo de ese lugar, muy cool, gracias por los buenos recuerdos. PS: el libro también es alucinante. Me gustaría acordarme de quién se quedó con mi copia para que me lo devuelva.