martes, noviembre 7

Lo amo tanto...


Si supieras la pobre Pelusa nunca comió milanesas, y la noche que llovía tanto y no me podía volver a casa y la Felisa hizo milanesas, despues cuando el señor me llevó en el coche despues de cenar, me acosté con la Pelusa y le conté de las milanesas. La Pelusa me destapó la barriga y me pasó la mano fría por la barriga para ver si se tocaban las milanesas.


La traición de Rita Hayworth
1968 - Manuel Puig

5 comentarios:

Anís dijo...

Este no lo leí

detector dijo...

dulce y espeluznante en partes iguales.

Jose Luis dijo...

Que era una milanesa?

MirandaPriestly dijo...

Bárbaro ese libro.

Negra Murguera dijo...

JL: milanesas=filete empanado