martes, abril 19

Arrepentido de arrepentirse


Adolfo Scilingo fue el primer arrepentido de los genocidas que participaron en los crimenes ocurridos en la última dictadura militar argentina.

Entre sus confesiones, contó como arrojaban gente viva al mar desde aviones militares en los conocidos "vuelos de la muerte" y fue responsable del asesinato de, al menos, 30 personas. Precisamente estas muertes, a 21 años de cárcel por cada una, son las que le han supuesto la pena, a las que se suman otros cinco años por detención ilegal y cinco más por torturas, que totalizan 640 años de prisión. Mucho menos de lo que pedía la fiscalía española (9.138 años), y parte de la acusación particular (6.626 años).

Me resulta vergonzoso que este juicio y esta condena, se hayan dictado en España, mientras en Argentina, hay tanto asesino suelto...

1 comentario:

Maillot dijo...

Coincido con vos, es una vergüenza.