jueves, agosto 30

Desde el sábado

estoy con una contractura en el cuello que me tiene loca.
Incluso tomé un par de días relajante muscular, sin notar mejoría ninguna.

Sin embargo esta tarde al cruzarme con un tipo que estaba bárbaro, logré girar mi cabeza como la niña del exorcista.

3 comentarios:

Fernando dijo...

jajajajaj, eso pasa!

nennella dijo...

no dejes de decirle al tipo el milagro que obró! Así de paso lo conoces!!

El Mostro dijo...

Es perfectamente lógico. Las hormonas liberan no se que mierda de endorfinas y pitutos eclécticos que provocan la relajación muscular.
Exitos.