martes, enero 2

Las uvas

La noche del 31 de diciembre la pasamos en casa de unos amigos.
Estábamos mirando el especial de Se lo que hicisteis la última semana y teníamos pensamiento de ver las campanadas en La Sexta pero cuando ya casi eran las 12, a los presentes españoles les entró el agobio y pidieron poner un canal mas FORMAL.

A pesar de cambiar de canal justo cuando comenzaban los cuartos, uno de los presentes ya llevaba comidas 3 uvas, porque confiaba mas en su propio reloj que en la locura de Patricia Conde.


Hoy vi en el diario varios testimonios de gente confesando cosas como "empiezo bien, pero por la cuarta uva ya me pierdo" o "algunos años conseguí comerme las 12 uvas" y no entiendo donde está el problema.

Soy tan argentina creída y sobrada al pensar que es algo que se puede hacer perfectamente (salvo que estuvieras siguiendo esta transmisión)

6 comentarios:

el gran detector navideño dijo...

Realmente no veo la imposibilidad de hacerlo.

Es tan simple como coordinar el movimiento del brazo con el sonido de los tonnnnnnnnng tonnnnnnnnng.

Es mas , para futuros años, propongo que subdividamos el intervalo en 4 y de esta manera comernos las 12 en 3 campanadas.

A ver si asi logro algo de adrenalina, porque el sistema tradicional lo encuantro harto-posible.

Misterios de la hispanidad ( o sera que para eso tambien se aplica el "vosotros sois muy apañáos"?)

waka dijo...

habrá que hacer estudios de motricidad en la población

Ruth dijo...

Es lo que pasa. Todo el mundo abomina de Ramón García pero llegada la hora, preferimos la experiencia.

Yo es que creo que para algunas personas es MUY importante comerse las uvas, y estando nervioso se hace más difícil.

¡Y gracias por el enlace!

Anís dijo...

Muy bueno el video!XD
Lo de las uvas no es tan dificil, salvo que sean esas uvas japonesas que tienen el tamaño de una ciruela :P

Plumilla dijo...

Ya te digo, manda narices que no consigan tomarse las huevas en 36 segundos!!!

ulalumen dijo...

yo vi las campanadas de la Sexta y fueron divertidas, diferentes, con unos comecocos comiendo puntos dorados al tiempo de las campanadas, casi imposible equivocarse