sábado, enero 27

Permiso de residencia, trabajo y resignación


Ayer tenía cita en extranjería para renovar la tarjeta de residencia, vencida desde junio del año pasado. No era, ni a palos, un buen día para pasar por una situación asi.

Llegúe a Alicante y me fui a la parada del autobús, pero al ver que faltaban 23 minutos para que venga -casi casi el tiempo que tardaría caminando- y aprovechando que no llovía, empecé a caminar.

Las 2 veces anteriores había ido de noche (el día que me tocó pasar la noche en la cola y cuando fui tan temprano que todavía no había amanecido) por lo que hacer el camino con la ciudad en marcha me hizo perder la noción del recorrido y tras unos 15 minutos de andar, reconocí que estaba totalmente perdida y como no me fío ni un pelo de las indicaciones de la gente, y aprovechando que por lo menos había encontrado una parada del autobus que primeramente me había negado a esperar y como justo empezó a llover, me resigné a esperar esta vez 28 minutos el puto 5.

Cuando llegué a extranjería, tenía 80 números delante mío, y como el lugar donde atienden es muy pequeño, van haciendo entrar de a 5.
Eso significó que pasara 2:30 hs en la calle de pie, abajo de un toldo con los pies mojados y helados. Y encima tenía una contractura terrible en la espalda -supongo que a causa de los nervios que había pasado la noche anterior viendo la bendita fuga de Prision Break :P-

Pero aún asi me considero privilegiada frente a la gente que estaba con niños pequeños, sin un puto sitio donde sentarlos -por lo que iban todos a upa de los padres que estaban tan cansados y tenían tanto frío como yo-
O a la china que lloraba desconsoladamente porque una rusa quemó con el cigarrillo la cara de su bebé.

El mes que viene me toca pasar por algo similar, cuando vaya a buscar la tarjeta. Ya veremos qué nuevas experiencias me depara el trámite.

6 comentarios:

Trosko dijo...

Las condiciones de atenciòn a los extranjeros producen verguenza ajena,largas colas,esperas innecesarias,mala atenciòn etc.A la vista de lo que sucedia y que por desgracia sigue sucediendo,hace unos años un grupo de autoctonos estuvimos protestando en la delegaciòn de extranjeria por estos hechos e hicimos reclamaciones por escrito en la subdelegaciòn del gobierno de Alacant,solicitando que se subsanase esta situaciòn,pero veo que los años pasan y todo sigue igual,la polìtica en materia de extranjeria es tan chapucera con el PSOE como lo era con el PP.

Josmachine dijo...

Me contó Ruth que antes mojaban la acera con unas mangueras para que la gente no se sentase.

Últimamente siento, como mínimo, una arcada al día.

Besos.

Josmachine dijo...

Uy, que raro queda lo de "besos" después de lo de "arcada". Perdón.

XDDD

Negra Murguera dijo...

Trosko: había pensado escribir este post mas en plan denuncia, pero despues me di cuenta que tanto a mi, como me imagino que a muchos de los que estabamos ahi, en nuestros propios paises nos han tratado asi. O PEOR!

Y no solo en delegaciones públicas sino tambien en el sector privado, como por ejemplo en los bancos cuando fue lo de corralito.

Ruth dijo...

Qué asco. Mundo de mierda.

Anónimo dijo...

Que triste me parece todo eso...que triste y que sordido...