domingo, junio 15

Embole de sábado por la noche

Es tan desolador el panorama en Elche un sábado despues de los mojitos, que mientras nos devanabamos los sexos pensando donde ir, decidimos que lo mejor sería echarlo a suertes: seguiríamos adonde fueran a los primeros que pasaran como para el centro (estabamos saliendo del Raval), salvo que cruzaran el puente. En ese caso, esperaríamos en el puente a los primeros que vinieran allende el Vinalopó.

Apareció una parejita que en cuanto nos formamos detras de ellos se encontraron con unos conocidos y se quedaron charlando, asi que esperamos guardando una distancia prudente y pasados unos minutos empezamos a impacientarnos y decidimos seguir a los próximos (parejita tambien).
Mirando como iba ella vestida (zapatos de taco aguja y minifaldita de volados) pensamos que seguramente no nos dejaría entrar adonde ellos fueran, pero se quedaron en la esquina como buscando algo (el coche creímos). Los adelantamos un poco esperando a ver que hacían, y fueron ellos los que se dirigieron a nosotros preguntando si iban bien para el centro y decidimos abortar el plan de inmediato.
Como los terceros tampoco nos sirvieron porque iban a cruzar, tuvimos que tomar las riendas y tras pasar por un DQuadros tan desértico que no daba ni para pedir los chupitos que nos habían regalado en la plaza, acabamos en el Shamrock, donde encontré este libro



Y aunque según lo que dicen no me hace falta, me puse a hacer los ejercicios. (el de los morritos es el que mas me gustó)


Menos este último que -a falta de centrímetro- no pude practicarlo.

8 comentarios:

Negra Murguera dijo...

Por cierto, le metí los cuernos a Artería con Adarve y debo decir que salieron airosos...

Ruth dijo...

Pues nosotros estuvimos en el Germanes Meues. Había un sorteo de lo más interesante patrocinado por el Exzess y a Lidia le tocó un juguetito de lo más apañado.

torsimany dijo...

Vaya noche de sábado, ¿eh? A eso le llamo yo vivir al límite.

Si te sirve de consuelo, yo que me quedé en casa subtitulando al español una película rumana hasta las 3 de la mañana.


Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía,
más pobre y triste que yo?;
y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que otro sabio iba cogiendo
las hierbas que él arrojó.

Quejoso de mi fortuna
yo en este mundo vivía,
y cuando entre mí decía:
¿habrá otra persona alguna
de suerte más importuna?
Piadoso me has respondido.
Pues, volviendo a mi sentido,
hallo que las penas mías,
para hacerlas tú alegrías,
las hubieras recogido.

Anís dijo...

De que año era el libro? Esta genial!

Negra Murguera dijo...

Ruth: Qué suerte la de Lidia!

Torsimany: Vos tampoco te privás de nada...

Anis: No me fijé :( por colgarme haciendo los ejercicios.

lidiaelora dijo...

siiiiiiiiiii
me tocó un lady finger muy apañao! jeje

lidiaelora dijo...

Ah y no te hace falta para nada hacer esos ejercicios,guapa!

Negra Murguera dijo...

Lidia: Si ya es lindo de por sí ganar cualquier cosa, ganar un lady finger tiene que ser re buenísimo!